Respira, aquí 5 tips para manejar el estrés previo a un examen

El periodo de exámenes es uno de los más estresantes para todo estudiante, pero aquí te diremos cómo relajarte en esos momentos.

Desde que tenemos memoria nos enfrentamos a diversas pruebas que nos hacen sudar, especialmente cuando hablamos de nuestra vida académica.

Los exámenes son las razón de muchos desvelos, dolores de cabeza, inapetencia, ansiedad o estrés, la prueba que nos permitirá aprobar el cuatrimestre, el semestre o incluso un segmento del mismo, pero no hay porqué sufrir sobremanera durante la realización de estas pruebas.

El estrés o la ansiedad ante los exámenes, en muchas ocasiones, puede derivar en resultados infructuosos, más de una persona ha olvidado algún concepto, algún método o conocimiento ante el abismo en blanco que representa un examen, hemos fallado debido a la presión y no a nuestras capacidades reales.

Es normal que podamos sentir preocupación ante un examen, pero debemos evitar que este sentimiento se acumule y que pueda afectarnos. Sin embargo, tus días de inquietudes y desasosiegos han terminado, porque aquí te daremos 5 consejos para evitar el característico y dañino estrés que aparece antes de un examen.

1.- Duerme bien: No dormir o dormir apenas un par de horas no ayuda en nada, ni siquiera si pasas la noche en vela repasando tus apuntes, revisando enciclopedias o mirando documentales que te ayuden a reforzar tus conocimientos. Nuevamente debemos decirte un rotundo: No.

Dormir bien durante el periodo de exámenes ayudará a reducir el estrés y a mejorar tu rendimiento, de lo contrario perderás capacidad de concentración y memorización, e incluso podría ponerse en riesgo tu salud. Los especialistas recomiendan un descanso plácido al menos una semana antes del examen o el periodo de exámenes.

2.- Mantén una rutina: Estamos acostumbrados a vivir de una forma y los cambios radicales siempre derivan en estrés y otras molestias, por ello es muy importante establecer horarios y actividades antes de llegar al día del examen.

Para todo estudiante un examen es como un némesis, un reto personal que hay que superar, por lo que se vuelve un detonante del estrés por sí solo, así que no hay que sumarle ningún otro detonador.

Si mantienes horarios de estudio acompañados de otras actividades, podrás mantener tu mente clara y libre de preocupaciones, por ello planifica una rutina previa al examen, esto te permitirá mantener la estabilidad y la sensación de seguridad y certidumbre.

3.- Ejercicios de relajación: Puedes intentar con una gran variedad de actividades que calmen tu mente y cuerpo, una de las más básicas es: la respiración.

No podemos controlar todo lo que ocurre a nuestro alrededor, pero sí podemos conocernos y aprendernos, es decir, dejar de vivir en el futuro para vivir en el presente, dejar de mirar hacia afuera para mirar hacia adentro únicamente respirando.

Las técnicas de respiración son muy sencillas y pueden practicarse en cualquier lugar, incluso durante el examen, puedes encontrar tutoriales en YouTube.

Nunca es recomendable reprimir nuestros miedos, ansiedad o inseguridades, por lo que comunicarnos de alguna u otra forma siempre significará un alivio. Intenta escribir sobre tus preocupaciones, pinta, canta, pero desahógate, no lo guardes, no importa que lo hagas bien, solo hazlo, déjalo fuera y no dentro.

También puedes intentar con el ejercicio físico, una gran manera de producir endorfinas para bajar los nervios, además, la actividad física derivará en un cerebro más activo.

4.- Compañeros de estudio: Algo fundamental para incrementar tu confianza y tus conocimientos es la amistad, las relaciones que construimos a lo largo de nuestra vida influyen sobremanera en la forma en que somos y en las decisiones que tomamos, y esto no está exento de la vida académica.

Los compañeros que emanan pensamientos negativos ante un examen pueden influir en nosotros, porque esto se contagia. Intenta rodearte de personas que confíen en su capacidad para salir avante ante la prueba académica, no transmitas más inseguridades o nervios, pero tampoco permitas que te las transmitan. También puedes aprovechar para estudiar en grupo.

5.- Toma distancia: No satures tu mente con la información que requieres para el examen, actívate mediante diversas formas, yendo al cine, conviviendo con amigos, leyendo, jugando algún videojuego o de la manera que prefieras.

El entretenimiento en la vida, la dispersión, el recreo, es tan importante como el estudio o el trabajo. Permítete ocuparte en algo divertido, saca al examen de tu cabeza si no estás en horario de estudio.

Esperamos que estos consejos te hayan servido, ¡éxito!, confía en ti.

Tags:
Abrir chat